La Corporación colombiana de Empresarios de Juegos de Azar (Cornazar) ha lanzado un programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) para mejorar la imagen del sector del juego presencial en el país.

De la misma forma que otras asociaciones de la industria colombiana, Cornazar pretende implicar a sus asociados en una estrategia para dar a conocer el sector entre la población y mejorar su reputación.

Para ello, la asociación ha llegado a un acuerdo institucional con la Universidad Bolivariana de Medellín, con la que ha elaborado un modelo de RSC aplicable a las empresas de juego presencial en el país. Asimismo, Cornazar ha llamado a Coljuegos a cooperar activamente en la práctica del juego responsable.

Según indican desde Cornazar, “este avance es significativo para todo el sector, porque provee una estrategia integral con el fin de mejorar la imagen de la industria y participar a la sociedad de las utilidades de las empresas del juego”.

En cuanto a la vinculación de Coljuegos, Cornazar apela a su implicación activa “en la prevención, control y tratamiento de la adicción al juego. Como monopolio que da en concesión el mercado de juegos de suerte y azar, es su responsabilidad asumir un rol activo en cuanto a la patología”.

En este sentido, Cornazar añade que la Ley 643 de 2001 estipula que los tributos percibidos por Coljuegos son destinados a la salud pública. Por este motivo, “el proyecto de Responsabilidad Social Corporativa insta al Ministerio de Salud para que caracterice e investigue el perfil del diagnosticado”.

En cuanto a la adicción al juego, Cornazar insiste en que el sector del juego “promueve una cultura de responsabilidad, no solo en contra de la ludopatía sino en contra de todas las adicciones, fomentando mejores estilos de vida. Dicha estrategia acoge a los clientes de las salas y a sus familias”.

En el apartado de Dimensión Social Externa de su proyecto, Cornazar evalúa estrategias “para generar conciencia de ocio positivo en los clientes de juegos de suerte y azar y sus familias con herramientas que apelan a la autodeterminación, prácticas corporativas que fomentan el juego responsable y relaciones estratégicas con entidades que provean soluciones”.

La asociación presentará la iniciativa al regulador colombiano, Coljuegos, para obtener su respaldo y cooperación.