No está candidatizado, ni  es firme aspirante a la Bicicleta de Oro, por el hecho de que sea nacido en Zipaquirá, o sea un buen joven colombiano. No. Está   nominado  a la Bicicleta de Oro porque además de ser ganador del Tour de Francia  2019, y de haber logrado otras preseas, ahora acaba de subirse al podio para recibir el trofeo por el Gran Piamonte en Italia, donde fue escoltado por otro colombiano, Iván Sosa, con quien dominaron la prueba al decir de los comentaristas “de principio a fin” representando al equipo Ineos.

ATAQUE FULMINANTE

Dicen quienes los vieron, porque los seguían en sus vehículos mientras los muchachos pedaleaban, que recorrieron los 183 kilómetros como si no tuviesen rivales. Su equipo Ineos, informa Edward Castro de Antena 2, “apretó el paso en la montaña y con gran trabajo de Iván Ramiro Sosa, Egan Bernal lanzó un fulminante ataque que le dio la oportunidad de llegar en solitario a la meta y ganar el título de la clásica italiana”.

UN MAÑANA PROMISORIO

Iván Sosa, vio a su compañero Bernal alejarse de él, despidiéndose con la mirada. Ocupó el segundo puesto y también tuvo un cierre feliz de temporada. El tercer lugar fue para Nans Peters del equipo AG2R la Mondiale.

Para mañana sábado, Egan Bernal, estará presente en la lucha por el trofeo del Giro de Lombardía. El joven ciclista nacional, con corta pero especial carrera deportiva,   luchará por ese podio que le permitirá cerrar con broche de oro este ciclo de triunfos luchados con tesón y hombría en la Italia que esperaba verlo vencedor.